Nosotros

Ernesto Álvarez Rubio es el nombre del capitán de este barco que lleva por nombre Sidrerías El Mallu.

Trabajador incansable, comenzó su aventura en el mundo de la hostelería siendo muy joven, cuando este natural de Cangas de Narcea aterrizó en Gijón con tan sólo 15 años.

Empezó en la bodega La Torrica y tras casi una década allí, donde acumuló una dilatada experiencia, decidió dar un salto y montar su propia sidrería junto a su mujer, Silvia, y su suegra. Así nació El Mallu en el 2001: un lugar donde comer tapas caseras y a muy buen precio, y donde disfrutar con amigos mientras tomas unas sidras.

Su constancia y su buen trato al cliente afianzó su negocio y tan sólo 4 años después, decidieron embarcarse en una nueva aventura abriendo El Otru Mallu, una sidrería muy conocida en Gijón, donde encontrarás el mejor ambiente, podrás disfrutar de música en directo y donde los platos más sabrosos de la gastronomía asturiana nunca faltan.

En el 2012 afrontaron un nuevo reto cuando tomaron las riendas de El Mallu del Infanzón, un merendero en una de las zonas más conocidas de la ciudad por su fantástico entorno. Allí los fines de semana huele a cordero a la estaca, los amigos se reúnen y celebran espichas, mientras los más pequeños disfrutan de la zona infantil con hinchables y columpios en un marco incomparable.

En 2017 se embarcaron en una nueva aventura, siendo pioneros en la apertura de una tienda online donde podrás adquirir la comida de Sidrerías El Mallu que más te gusta y recibirla en casa. Nace así El Mallu a Domicilio.
 
 
En cualquiera de los tres locales ponemos a tu disposición platos elaborados con materias primas de la zona: ternera, pescados y mariscos, entre otros. Todas estas características nos convierten en el lugar idóneo para la celebración de cualquier evento especial, como pueden ser cumpleaños, bautizos, comuniones, cenas de empresa y comidas para grupos.